kirk

lunes, 21 de junio de 2010

EL PODER DE UNA VERDADERA ADORACION

La adoración a Dios tiene un poder sin igual. En la adoración hay libertad, gozo, paz, alegría; también hay una comunión tan real con nuestro Señor, que trae liberación de ataduras, se rompen las cadenas de opresión. ¿Por qué? Porque en la adoración hay una atmósfera espiritual de reconocimiento y exaltación a Dios, y a la vez una atmósfera espiritual de rendición y negación del hombre. Los verdaderos adoradores de Dios reconocen con humildad de corazón que Dios es el Único Santo sobre los cielos y la tierra, y que la naturaleza y condición humana está apartada de Él por la semilla del pecado que vive en el hombre. Dado que Jehová no tolera el pecado, el hombre que adora a Jehová reconoce que sólo Él es Dios y por lo tanto se rinde a sus pies en señal de “impotencia e incapacidad”, pues cuando el hombre reconoce que nada puede hacer sin Dios, es ahí cuando Dios se complace y trae una atmósfera de gloria y poder que no se puede comparar con nada de lo que existe sobre el mundo natural. Juan 4.23-24 dice: “Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren. Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren”.

Cuando Jehová busca los verdaderos adoradores para que le adoren en espíritu y verdad, es porque esos adoradores no están sujetados a momentos y espacios. Los verdaderos adoradores viven en una constante atmósfera de adoración, más allá de cánticos, salmos, panderos y danza. La adoración a Jehová es cuando derramo mi corazón delante de Él. Es cuando me sujeto a Su voluntad y vivo bajo la autoridad de mi Padre en total sujeción. La adoración es cuando le entrego a Dios lo más preciado que tengo en mi vida.
Dios muestra Su poder y Su gloria a través de la adoración, también muestra Su amor; un pueblo que adora a Dios trastoca las esferas espirituales, es en esa atmósfera cuando Dios comienza a obrar cosas creativas, a revelar misterios, a atraernos hacia Él. Al final de cuentas, Él quiere mostrarnos Su gloria y nosotros tenemos que adorarlo por lo que Él es: Jehová Dios.

2 comentarios:

  1. la adoracion es un estilo de vida

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir este hermoso conocimiento de la adoración al Altísimo, al Omnipotente Dios Todopoderoso. A El la gloria y el poder por siempre. AMÉN.

    ResponderEliminar